¿Cómo manejar tu alimentación durante las fiestas?

Nuestras costumbres sociales llevan a que todos los festejos sean alrededor de una mesa y con la comida como protagonista.

En vez de evitarlo, te proponemos controlar la cantidad de alimentos a ingerir y modificar algunas conductas.

Como parte de una alimentación equilibrada, es necesario manejar cierta flexibilidad, permitirse una salida, sin que ello implique un desajuste en nuestra dieta, sabiendo que se trata un evento especial y que en la próxima ingesta todo volverá a la normalidad.

Cuando este tipo de situaciones se repite por festejos con diferentes grupos, familia, trabajo, amigos, al aumentar la ingesta calórica debemos también aumentar el gasto calórico mediante el movimiento (caminatas, bicicleta, saltar la soga, natación, baile, etc) y así evitar el exceso de peso, cambios en la presión arterial o en el colesterol, logrando un equilibrio.

Recomendaciones para la mesa festiva:

  • Arma tu menú festivo con tiempo, eligiendo preparaciones saludables, evitando exceso de grasas (mayonesas, cremas), incorporando vegetales y frutas, como también alimentos frescos, ya que la temperatura en diciembre así lo permite.
  • El día del evento no saltees las comidas principales (desayuno, almuerzo, merienda)
  • Comé algo antes de ir al evento, una ensalada, sopa, un yogurt descremado, una fruta, una barra de cereal, dependiendo de la hora. De esta manera vas a llegar con menos hambre a la hora de la comida.
  • No llegues a sentarte a la mesa con mucho apetito.
  • En tu plato, elegí porciones más importantes de ensalada o vegetales, para lograr más saciedad y evitar el pan o los snacks ultra procesados.
  • Probá de todo un poco en porciones chicas.
  • Evitá las preparaciones muy elaboradas con salsas, frituras y cremas.
  • Tomá mucho líquido mientras esperas la comida.
  • Es preferible dejar el alcohol para el momento del brindis. Sino, intercalá la ingesta de alcohol con agua, soda o aguas saborizadas.
  • Comé lentamente, disfrutando cada preparación y masticando bien cada bocado antes de tragar.
  • Comé un plato de frutas o ensaladas de frutas como postre si no te llenaste con el plato principal
  • Evitá agregar más sal a tu plato de la que trae en el alimento elaborado.

Ejemplo de menú festivo

Entradas

Ensalada Waldorf (apio, manzana, nueces, con mayonesa light y queso blanco descremado) Tomates rellenos con atún y hojas verdes Melón con Jamón

Platos principales

Pollo al verdeo con puré rustico y zanahorias glaseadas Carré de cerdo horneado laqueado con puré de manzanas Colita de cuadril horneado con hierbas con milhojas de papa y zucchinis con crema light y queso en hebras descremado

Postres

Ensalada de Frutas con bocha de helado de agua Brochete de frutillas, bananas y uvas. Peras a la menta con helado